De finales tristes y principios futuros.

Para todo en esta vida existe final, creo que es algo que todos sabemos, que tenemos interiorizado en nuestro subconsciente, pero que no nos atrevemos a asimilar por completo. No es nada agradable pensar en ello,  no nos reconforta pensar que aquello que estamos empezando a hacer, eso que nos pone los pelos de punta algún día terminará. Duele, pero es la verdad.

Sea lo que sea que te guste hacer, ames a la persona que sea, sueñes con lo que sueñes, al final termina ¿soy extremista? ¿pesimista? ¿catastrofista? No lo creo, algún día se que moriré. Por mucho que la ciencia avance y que quizá consigan que hacerme inmortal, algún día desearé morir, algún día habré vivido demasiadas cosas, algún día me habrán lastimado tanto que desearé acabar con mi vida y con ello terminarán todos los “para siempre” que juré cumplir. ¿Es triste? ¿Te parece triste todo esto que estás leyendo? Pues no lo creas, porque quizá un día tú lo sientas así, aunque ahora mismo no lo quieras asumir, quieras negarlo con todas tus fuerzas. No sientas tristeza ante esta reflexión, solo saca lo bueno que de ella puedes sacar.

tlmd_luz_al_final_del_tune

¡Gracias al cielo que las cosas terminan! ¿Te imaginas toda tu vida esperando a que se acaben los anuncios publicitarios? Es el ejemplo más absurdo que podía poner, lo sé, pero esto es aplicable a millones de cosas en la vida ¿un trabajo que te hace infeliz? Un día seguramente acabará o lo terminarás tú directamente. ¿Una relación que te amarga más de lo que te satisface? Antes o después (esperemos) llegará a su final y quizá te cueste horrores hacer que acabe con los típicos “va a cambiar, me ha dicho que va a cambiar, seguro que a partir de ahora va a ir a mejor” y otras 700 formas de autoengaño con las que al final te acabas dando un tortazo de realidad y sales de ahí pitando. ¿Una etapa asquerosa de tu vida, en la que no sabes hacia donde narices tirar? Ten por seguro que acabará o quizá acabe ella contigo (quizá por eso sea mejor acabar con ella de raíz). ¿Exámenes? Terminarán algún día, nadie te asegura que acaben bien, pero algún día dejarás de hacer exámenes, trabajos y las distintas formas múltiples que existen de examinarte sobre lo que sabes.

me_temo_q_esta_relaci_n
Cuando lápiz se dió cuenta de que sacapuntas lo acortaba.

Es con todo esto, con lo que quiero decir que los finales no son siempre tan malos, ni tampoco tan buenos claro está. Entonces ¿por qué empezar a hacer cosas, por qué empezar a encariñarnos con personas, por qué no encerrarnos en un cuarto autistas sin más? Está claro, lo primero porque necesitamos vivir y una parte de la vida está compuesta por un poco de dolor de vez en cuando para que pueda existir la felicidad. Además las relaciones personales, las aficiones, los sueños… quizá terminen algún día, pero hay algo que no terminará hasta que te mueras, algo que irá contigo allá donde estés y es todo lo que has aprendido, todo lo que un día iniciaste y te ha hecho crecer como persona, te ha hecho ser como eres ahora y es muy posible que si te dieran la oportunidad de volver a tomar cada una de las decisiones de tu vida, en las decisiones más importante volvieses a escoger las mismas opciones aun sabiendo cómo terminará, ¿por qué? Porque forma parte de ti, de tu mente; cada estúpida decisión que has tomado en toda tu existencia te ha llevado a ser tal y como eres ahora, cada golpe te ha hecho formar opiniones, crear ideas, llorar, volar. Porque eres tú y cada uno de los segundos que llevas en tu espalda. Porque todo empieza en algún lugar y es total y absolutamente maravillosa la sensación de empezar algo que no sabes como va a salir y que finalmente te haga gritar, te haga explotar en mil y un pedazos, te haga excitarte tanto que quieras volver a repetirlo cada uno de tus malditos días. Por esa sensación palpitando fuerte en tu pecho te arriesgas cada día a sufrir, a empezar algo que quizá algún día tengas que terminar. Pero ¿sabes qué es lo mejor de los finales? Que no sabes cuándo llegarán y este es un motivo más para empezar, para explorar cosas nuevas, para sentir y disfrutar, acabe donde tenga que acabar.

¿Por qué os incito a empezar? ¿Qué me ha llevado a escribir esto hoy? Pues son principios y no finales lo que me han traído aquí.

 

 

 

 

interrogation

Cuando aún no sabía casi ni escribir  mi nombre siempre soñaba despierta, imaginaba con la mente a mil por hora millones de cosas, de universos, historias y cuentos. Así empecé a escribir. Empecé a hacer soñar a todo el que me quisiese leer. Lo primero fueron relatos, pequeñas historias, fragmentos de conversaciones inventadas, sentimientos sacados de dentro de mi encubiertos en diminutos textos. Cosas que me daba reparo enseñar por no haberlas escrito bien o porque eran tristes. Hasta que un día, gracias a una persona, que aún sigue siendo muy importante para mí aunque no hable mucho con ella, me decidí a empezar este rincón de mi misma al que llamo blog. ¿Y por qué hablo de esto ahora? Porque es nuestro aniversario pequeño lector. Hoy hace cinco años tomé la decisión de meterme en wordpress y empezar el blog de Magia y letras en el que ahora te encuentras, en el que, espero, hayas pasado algún tiempo buceando y te hayas sentido a gusto leyendo, te hayas entretenido e incluso identificado con algunos textos…

Todo esto suena a final ¿verdad? suena a un “mira que esto está muy bien, pero que lo voy a chapar ya” ¡Pues no! Esto de los finales era mi forma de decir que se donde empezó este blog, pero que no sé hasta dónde llegará, que me siento muy orgullosa de haberlo empezado. Sé que un día miraré atrás con tristeza y añoraré este rincón de mi misma que por tantos años he conservado, pero que me aspen si no me ha hecho tanto bien.

Te animo a escribir. Es una forma muy buena de sacar todo lo que llevas dentro, de ordenar tus ideas y ver el resultado de algo que llevas en la cabeza porque al final es muy satisfactorio (es tan satisfactorio…) imagesQuizá las primeras veces te parezca absurdo todo lo que estás escribiendo o te mires a ti mismo y digas “joder no sabes poner dos frases seguidas”, pero compañero ¿acaso alguien nació sabiendo? En absoluto. Te animo a escribir porque a mí me llena mucho. Si aun así esto no te llama ni de lejos, entonces te animo a hacer eso que siempre quisiste empezar a hacer y que por un motivo u otro nunca hiciste y me animo a mí misma a explorar un poco más y a empezar muchas cosas, porque muchas veces estás agradecido del día en el que se te ocurrió empezar a hacer cualquier cosa.

 

No temas los finales, disfruta de los principios. Vive, sueña, ama y sobre todo pierde un poco de miedo a las cosas.

Gracias por estar ahí estos años. Gracias por los comentarios y los me gusta. ¿Nos vemos dentro de otros cinco años?

Con amor.

Magia y letras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s